Tercera jornada de comunicación en el matrimonio

17

El domingo 28 de octubre se realizó en el centro Cadi la 3º Jornada de comunicación en el matrimonio, destinada a los padres de Cadi y Los Rosales y a otras parejas vinculadas a la institución.

En un ambiente familiar y bajo el título “Amor matrimonial: etapas y conflictos”, las parejas participantes compartieron experiencias sobre su vida conyugal y debatieron sobre diversas problemáticas de la vida familiar y sus posibles soluciones. También recibieron consejos prácticos sobre cómo crecer en el amor y la comunicación de pareja, favoreciendo el clima familiar y la educación de los hijos.

Elena y Mauricio llevan 12 años juntos, tienen una hija de nueve años y es la segunda vez que participan de estas jornadas. La primera vez que concurrieron fue al año pasado y les resultó tan interesante, que pidieron por favor que la próxima vez que se realizara otra jornada igual, les avisaran.

“Nos pareció interesante la propuesta porque no es muy común que se hagan estas actividades para matrimonios”, señaló Elena, que es exalumna de un curso de Inefop dictado en Cadi.  “El debate entre parejas sobre lo vivido está buenísimo”, agregó Mauricio.

“Nosotros somos relativamente jóvenes, tenemos menos de 30 años. Ninguno de nuestros amigos lleva tantos años de pareja como nosotros. Entonces, encontrar un lugar donde poder compartir problemas e inquietudes, sin sentirnos incómodos, está bueno. El año pasado nos re sirvió y además nos divertimos mucho”, comentó Elena.

Mauricio recordó que el año pasado tuvieron que hacer un ejercicio, donde debían escribir las cosas propias que sabían que a la pareja no le gustaban, para después conversarlo. Señaló que les resultó muy útil y ya lo han usado varias veces. “Lo tiramos en la mesa y lo dialogamos”, expresó.

“Está bueno para conocernos, saber que somos diferentes y esperamos cosas diferentes”, acotó Elena.

Natalia y Ricardo son otra de las parejas que concurrieron a la jornada. Se conocieron hace 22 años, llevan 15 años de matrimonio y tienen dos hijas. Son venezolanos y hace menos de un año que están en Uruguay.

Además de participar de la jornada, dieron su  testimonio. Contaron sobre cómo la experiencia de la emigración impactó en su matrimonio y las estrategias que pusieron en práctica para llevarlo de la mejor manera posible.

“En nuestro matrimonio, hemos tenido altas y bajas, pero gracias a Dios nos mantenemos, confiando, creciendo en comunicación y en apoyarnos el uno al otro. También llegando a acuerdos, siempre buscando nuestro bien como pareja y el de nuestra familia”, dijo Natalia, que trabaja en el Caif de Cadi.

Por su parte, Ricardo subrayó lo interesante de este tipo de jornadas. “Siempre es bueno escuchar otras experiencias para llevar al seno de su núcleo familiar. Se aprende mucho de la experiencia de otros”, expresó.

Dejar respuesta